El Mirador de la memoria intenta mostrar esta zona urbana como un palimpsesto, en el que coexisten, no sin conflictos y tensiones, los edificios presentes y los anteriores, los que fueron negados y los que vinieron a sustituirlos. Intento vano este, finalmente, porque una ciudad es también la respiración de sus zonas soterradas.